08.03.2017 | MM

Diputados se prepara para votar dos iniciativas fundamentales para la industria naval

Se negocia en la cámara baja con los proyectos de marina mercante e industria naval. Hay modificaciones respecto al texto aprobado en el Senado.

En noviembre pasado, el gobierno logró lo que no consiguió la década kirchnerista aún con mayoría legislativa propia. El senado con apabullante mayoría de 62 votos a cero dio media sanción a los proyectos de Ley de Marina Mercante y de Industria Naval. Con el arranque del año legislativo, se espera un pronto tratamiento en Diputados para avanza con estos proyectos que pueden dar nueva vida a dos sectores vitales de la economía argentina.

En un principio se especulaba con que diputados sancionaría el texto votado en el senado sin modificaciones. No obstante esto cambió a última hora y la razón principal es que el cuerpo normativo no contempla la hipoteca naval, una herramienta considerada estratégica desde el sector para su desarrollo.

Ante esta posibilidad, la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) presentará ante la subsecretaría de Puertos y Vías Navegables una serie de modificaciones ten dientes a mejorar el texto legislativo.

Entre ellas figura la necesidad de aplicar como respaldo el 200% del tonelaje, capacidad de bodega y/o potencia de máquinas de las embarcaciones que se han construido en el país desde 2005 en adelante.

Si la ley no respeta la capacidad de charteo prevista en el decreto 1010, se estarían censurando derechos adquiridos. Las empresas que se beneficiaban con este decreto decidieron invertir en el país, construir en astilleros argentinos buques que aun se están amortizando y a su vez utilizar esa capacidad para arrendar unidades que generaran más puestos de trabajo y capacidad de bodega.

Otro ítem a incluir es la posibilidad de que los buques para tráfico internacional puedan ingresar sin cuota de charteo.

En la lista que elevará la FENA hay otros temas menores, pero se encontrarán con la posición de un gobierno que precisa cuanto antes una herramienta que posibilite ampliar la oferta de servicios. En el ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich y la subsecretaría del área a cargo de Jorge Metz son consientes que en un año electoral la cuerda no puede tensarse demasiado. Si hay que retocar el texto que sea lo mínimo indispensable. Incluso tienen bajo la manga un DNU que podría ser sancionado si el trámite legislativo se empantana.

Trámite legislativo

Por ahora se vive una tensa calma. Diputados espera tratar el texto e incluir los cambios propuestos mientras que los senadores, al tanto de esta situación, estarían dispuestos a recibir el nuevo proyecto y darle una rápida sanción.

Con las leyes en marcha, se prevé la creación de unos 1.000 puestos de trabajo directo y 1.500 indirectos entre tripulantes y trabajadores navales. No es casual que los proyectos cuenten con el apoyo de referentes de la talla de Juan Speroni, secretario general del Sindicato Argentino de Obreros Navales y Juan Carlos Schmid, secretario general de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval Argentina (Fempinra) y uno de los líderes de la CGT, quien ayudó a tejer los consensos necesarios dentro de las organizaciones gremiales.

La ley ofrece deducciones impositivas y de cargas sociales para la incorporación definitiva a la bandera argentina de los buques que vayan viniendo. Al mismo tiempo, se establece la creación de un Fondo de la Industria Naval (Fodin). Este también es un esfuerzo del estado porque debe aportar fondos provenientes de los derechos a las importaciones para darle liquidez a estos instrumentos. Se calcula que serán en total unos $1.100 millones para este sector industrial clave en la economía nacional por su enorme efecto multiplicador.

También es voluntad del gobierno apoyar la industria naval al promover la construcción de barcazas, corregir el proyecto del Senado y establecer un 3 x 1 ingreso / orden de construcción. Esta es sin duda una muy buena idea que se debe trabajar para consensuar. La Argentina tiene experiencia demostrable en la construcción de barcazas y remolcadores.

Otro esfuerzo del gobierno es el de acompañar con deducciones en el impuesto a los combustibles, más precisamente para gasoil, lubricante y grasas. Este es un altísimo factor de incidencia para la marina mercante y mejorará la posibilidad de competir en la hidrovía y en el litoral marítimo donde la actividad pesquera tiene cada menos margen de ganancia.
Por Agustín Barletti

Fuente: EL CRONISTA.COM "TRANSPORTE & CARGO"

Buenos Aires

12º

Viento:18 Km/h
Humedad:62%
Presión:1020HP

Síganos en
Calendario de eventos
Video