28.08.2017 | CPA COMUNICADOS

Lanzan en Rosario Programa Consejo Portuario Argentino Exporta

Puertos y cargadores en la misma sintonía

Con gran repercusión se lanzó en Rosario el Programa Consejo Portuario Argentino Exporta, que busca acercar los puertos a productores y empresas de valor agregado. El evento, realizado en el Paraná Lounge de La Fluvial en la costanera rosarina, contó con la presencia de la intendenta de Rosario, Mónica Fein, el subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación, Jorge Metz, el secretario de Transportes de Santa Fe, Pablo Jukic y el titular de Santa Fe Global, la Agencia Santafesina de Inversiones y Comercio Internacional de la provincia, Carlos Braga. Estuvieron presentes otros funcionarios nacionales, provinciales y representantes de los puertos públicos de Santa Fe, Villa Constitución y Puerto Madryn, entre otros.

El presidente del CPA, Ángel Elías, señaló que el Programa pretende complementar las políticas implementadas por el gobierno para obtener una reducción de los costos portuarios y logísticos en general, apuntando a mejorar las condiciones de exportación de las empresas y productores dirigidas específicamente a las manufacturas de origen agropecuario, las especialidades y las cargas con valor agregado y complejidad tecnológica. “La búsqueda de reducción de costos es sumamente adecuada, de forma que los exportadores tengan mejores condiciones para desarrollar sus actividades. Pero no hay que olvidar que hoy el grueso de las exportaciones es de commodities. Los puertos también se pueden instalar en las realidades locales o regionales y aparecen las especialidades, que son cargas con valor agregado y desarrollo tecnológico, que dan trabajo genuino a esas economías”, señaló.


Por otro lado, enfatizó en que no hay que ver al puerto sólo con externalidades negativas, sino que se destaque el significado que tiene en cuanto a trabajo directo e indirecto, en las economías y comunidades portuarias circundantes. Esto más allá de la principal ventaja que es una mejor logística para que la carga salga y sea colocada en el exterior en forma más eficiente.
Así, añadió que el Programa Consejo Portuario Exporta tiene a los puertos como facilitadores y auxiliares del comercio exterior. “Aún nos cuesta salir de la primarización y este programa apunta a buscar esa salida, aportando técnicos en cuestiones económicas, en reingeniería de procesos e insertarnos en los mercados internacionales con más valor”, dijo. Además advirtió que hoy no compiten las empresas sino las regiones y la interacción entre público y privado es esencial, así se debe integrar el trabajo entre agencias de promoción y de incorporación de tecnología, por ejemplo. “Desde el CPA Exporta queremos corredores productivos, sinergias entre instituciones para permitir que el puerto sea uno de los integrantes fundamentales de la cadena para generar incentivos a las cargas con valor agregado”, agregó. También destacó el trabajar en conjunto con el asociativismo o empresas de desarrollo productivo. Al trabajo iniciado en Rosario, Elías espera que se replique en otros puertos.

Por su parte tanto Jukic como Braga destacaron la necesidad de que más pymes se sumen a la exportación y especialmente con valor agregado y aprovechar los puertos de la provincia. “Estamos lejos de los mercados y mejorar la logística es sustancial para que podamos ser competitivos. Es fundamental que los puertos trabajen junto con los agentes y los productores para que se cumple ese objetivo”, dijo Braga.
Metz destacó que en su momento desde el CPA siempre promovió el acercamiento de los puertos a las economías regionales y que los mismos salgan a atender su hinterland, mientras que Fein enfatizó en la necesidad de fortalecer la logística y consolidar la relación entre ciudad y puerto.

Experiencias de los cargadores

La presentación abordó también los lineamientos de la primera etapa de ejecución del Programa y sobresalieron las opiniones de empresas del hinterland que operan o potencialmente podrían operar desde el puerto de Rosario. Allí expusieron Fabián Silva gerente de logística de General Motors, Carolina Napal de Sofía Commodities, Valeria Demarco de La Sibila; Darío Maghenzani, Gerente de Compras, Logística y Comercio Exterior de John Deere Argentina, y Marcelo Vila Ortiz y German Sánchez  de la empresa Arneg.

Esteban Baquedano, gerente comercial de la Terminal Puerto Rosario S.A., señaló las variantes que tiene dicho puerto multipropósito, desde contenedores hasta cargas de proyecto y que la terminal apunta a que las mejoras en los costos logísticos le lleguen al cargador y no se queden en el medio.

Por su parte, Silva contó la experiencia inédita de operar un buque ro-ro en TPR en 2013, movida que de alguna manera fue la llave para nuevos proyectos de GM con esta terminal que opera el grupo Ultramar.

Carolina Napal, de la empresa Sofía, dio detalles de este grupo de desarrollo de manufacturas de origen agropecuario con 30 años, que exporta alimentos a todo el mundo ya sea legumbres oleaginosas, cereales o semillas. “En la logística de especialidades la coordinación es esencial.

El proceso y el transporte ocupan una alta porción de los costos. Por eso debemos apuntar a reducir los costos de flete terrestre y que el ferrocarril esté más abierto a cargas para otro tipos de productos”, explicó. En ese sentido la empresa quiere contar con espacios dentro de los puertos para agregar valor – como procesar y empacar-

Valeria Demarco, de La Sibila, empresa entrerriana con sede en Nogoya, única en el país que  produce lácteos deshidratados –donde se destaca la exportación de sueros deshidratados para leches infantiles- tiene el mercado brasileño como antecedente pero con el objetivo puesto en China. 

A su turno, Darío Maghenzani, de John Deere Argentina, señaló que para proveer a su planta de Granadero Baigorria, importa unos 1200 contenedores al año desde los orígenes más diversos, Bélgica, EE.UU. y hasta Israel y exporta unos 800 especialmente para proveer de motores a sus plantas en Brasil. 

Finalmente Marcelo Vila Ortiz y German Sánchez  de la firma Arneg, -con plantas en 40 países que ocupan más de 1.1 millón de m2 (la de Rosario tiene 25.000 m2)- señaló que tiene dos segmentos de producción; por un lado exhibidores refrigerados y cámaras de frío, aunque también apunta al desarrollo de viviendas con líneas de paneles especiales y quiere invertir para duplicar la producción. Su gente recordó que aquella provisión de equipos de frío en el 2004 para supermercados en el entonces edificio más alto del mundo en Taipei, quedó lejos. Luego la empresa exportó muy bien hasta el 2011; después la Argentina quedó aislada del mundo. “La logística es fundamental y no podemos limitar la incorporación de insumos, no podemos seguir fabricando Ford Falcon”, dijo uno de sus representantes. Tener cerca al puerto de Rosario puede ayudar en muchos sentidos, agregó.
Por Darío Kogan

Fuente: CPA COMUNICACIONES

Buenos Aires

17º

Viento:19 Km/h
Humedad:34%
Presión:1010HP

Síganos en
Calendario de eventos
Video