28.01.2018 | PORTUARIAS

El plan para bajar los costos logísticos

Las nuevas reglas para el practicaje

Luego de la convocatoria a la audiencia pública para regular los servicios de practicaje y pilotaje, la subsecretaría de puertos y vías navegables reglamentó a través de la disposición 9-E, las nuevas tarifas máximas de honorarios para los mismos en todo el país. Según lo entiende el gobierno, reducirá la tarifa máxima del servicio aproximadamente entre un 20% y un 40% mejorando así los costos logísticos para la producción y el comercio exterior argentino.


Así se publicó un cuadro con una escala de valores, teniendo en cuenta cada zona específica y las distancias que se actualizará anualmente y que prevé una bonificación especial para aquellas empresas armadoras con mayoría de capital nacional.
Uno de los puntos donde había fuerte interés del gobierno en avanzar sobre la actividad y que más conflicto generó desde los prácticos, fue regular los servicios de apoyo, como abrir el sistema de lanchaje o exigiendo además que figuren en el detalle de la factura estos servicios dentro de lo que cobran los prácticos a los agentes marítimos. En ese sentido, finalmente la resolución no se mete en el tema, señalando que estas cuestiones serán acordadas por las partes y no se incluyen en las tarifas máximas. 


Del cuadro se destaca que para el costo del practicaje se establece un coeficiente fiscal de U$14 que se multiplica por las Unidades Fiscales de cada buque. En el pilotaje es de U$8 y se multiplica por un coeficiente de recorrido que es de U$12 por km. Se establece un concepto de facturación adicional de acuerdo al calado del buque en que se preste el servicio, en una escala que va de 7,5% al 30% - ya sea mayor a 28 pies hasta mayor de 34 pies-; una bonificación del 25% para el servicio de practicaje prestado a buques de bandera argentina o con tratamiento de bandera argentina expresada en un porcentaje a descontar de la sumatoria de la tarifa por servicio básico más el adicional por calado más el adicional por puertos patagónicos (en estos dos últimos casos si corresponde su aplicación). Se trata de 20% de adicional por operación en puertos patagónicos.
Será suficiente para retener a los profesionales que operan allí?


En este punto hay quien se pregunta si es legal – más allá de justo o no- que por el mismo servicio un prestador tenga que donar 25% de su ingreso porque opera con un barco de bandera nacional, respecto de otro que es piloto para un buque extranjero. Se podría haber resuelto la promoción del servicio al armamento nacional de otra manera?


Además, el nuevo cuadro tarifario establece u$s 150 por hora de demora o por permanencia en un buque o instalación como puede ser un off shore. Por otro lado, si se decide cancelar un servicio de practicaje solicitado previamente de forma fehaciente, se establece una tarifa igual al 50 % del servicio básico para la unidad fiscal mínima más el recupero de los gastos de movilidad en que hubiera incurrido cada práctico. Recordamos que en la era previa a la desregulación, había un estricto cumplimiento del pago por las cancelaciones, cosa que cambió mucho – especialmente en las empresas de practicaje no cooperativizadas- donde se negocia más este tipo de cuestiones Tanto los prácticos, que en su momento rechazaron los cambios estructurales propuestos por el Gobierno, como los agentes que quieren tener el esquema más claro, ven que se viene una etapa de transición.


Estos últimos esperan el reacomodamiento en cuanto a los servicios conexos donde parece no haber unidad de criterio.
Por ejemplo, aún los agentes están sin saber cómo proformar y en la propia audiencia habían pedido que toda normativa nueva tenga por lo menos un par de meses para que inicie su aplicación a partir de los contratos que se dan con los principales.
“Los logros del sistema no se ven en lo inmediato, sino con la perspectiva del tiempo”, nos dice un operador. 


Para algún especialista, se da una situación no similar pero si parecida a cuando se cambió el sistema regido por el Estado y apareció la desregulación en el ´91. Y ahora cómo sigue esto? se preguntaban todos, desde los prácticos hasta los navieros.


Incluso, como ahora planteó el gobierno, en ese momento apareció la alternativa del helicóptero para el traslado de prácticos, aunque aquél que sería el futuro prestador líder del servicio de lanchas, ya tenía preparados sus equipos. De a poco se fue conformando un sistema que el propio armador dejó en manos de los locales.


Una fuente reconocida consultada, nos señala que con el nuevo cuadro, hay algunos buques más beneficiados que otros. Agrega que teniendo en cuenta que el mercado, especialmente el naviero a nivel internacional, siempre tiene una vía para reacomodar el sistema, el cuadro podrá generar en promedio una reducción del 10% en los costos, sin dejar de lado que algún solitario operador podrá bajarle hasta 50%. Entiende que hay más bajas para los grandes buques y más habituales.


Siempre una trader global o un agente que tiene un buen porcentaje de los buques que suben al Paraná o una naviera liner que tiene habitualidad que va a poder seguir negociando descuentos, más allá de la tarifa. Normalmente los armadores quieren pagar lo menos posible, los prácticos cobrar lo que creen es su derecho y después está el papel de los agentes y las comisiones. El sistema, entiende la fuente, ahora permitirá reducir comisiones que en ciertos casos eran estrafalarias, y que en gran parte se devolvían a los grandes traders o navieras habituales.


En cuanto a las demoras, la regulación equipara el honorario extra al plus que se pagaba cuando quedaba en stand by.


Un dato interesante es que se aumenta el coeficiente mínimo, lo que genera que buques menores paguen más – como la flota paraguaya-. Históricamente había un mínimo de 8/10 coeficientes, lo que tenía un menor impacto en este tipo de unidades, pero como desalentaba la labor de los prácticos, se aumentó a un mínimo de 50 y ahora sube ese mínimo a - por ejemplo- lo que debe pagar un barco de 150 metros, aunque navegue una embarcación mucho menor.


Nos dice, además, que en los grandes buques portacontenedores que llegan a Buenos Aires – por ejemplo con 400 de coeficiente fiscal- puede darse una mayor reducción de tarifa. Allí normalmente como son buques que pagan más caro, había muchas posibilidades de negociar fuertes descuentos con los grandes armadores. En cambio con los más chicos como los Panamax de 150 y 180 de CF, no se ve una baja sustancial.


Otra fuente del sector, advierte que uno de los puntos donde se pueden generar conflicto tiene que ver con el anexo donde se puntualizan las distancias de cada tramo para el servicio en el río y a cada puerto. Por ejemplo, en la ruta troncal cuando hay que embarcar en medio del río, en lugar de establecer tramos con rangos de kilómetros – por ejemplo cada 30 o 50 kms- para evitar supuestas suspicacias, se establecen ubicaciones muy específicas. En ese sentido, la fuente nos dice que establecer el tramo de embarque o desembarque en el km.187 del Río de la Plata genera más problemas que soluciones, porque habitualmente desde el lugar de origen se sobrepasa esa navegación – en ciertos casos puede llegar a 200 kms y otros a 190-. En ese caso, cómo se resuelve?; se cobra un servicio adicional?.


Además, en muchos casos para tomar práctico en medio del río de la Plata, los barcos salen del canal o dependen de la corriente para acercar la lancha y así es difícil establecer un punto exacto. “Quizá hubiera sido recomendable tomarse unos kms más para evitar conflictos y sospechas entre prácticos, armadores o agentes, evitando justamente los problemas que el regulador quiso subsanar con la norma”, agrega la fuente.
Finalmente, más allá de que no se regulan los servicios conexos; podrá entrar al sistema alguna empresa de lanchaje para prácticos que pueda competir con el tradicional operador, como quería el gobierno?.


La empresa que según dicen los prácticos presta un muy buen servicio y que en todos estos años se ha ido comiendo a potenciales competidores, a medida que pasó el tiempo ha incorporado equipos más modernos. Los que están en la actividad dicen que sólo puede ser rentable este negocio si hay una economía de escala importante. Se podrá cambiar esta realidad con los helicópteros?. Por otro lado, cómo aparecerán estos servicios en la factura que la empresa de prácticos le pase el agente?...Aún el juego del “libre mercado” permitirá que se mantenga el toma y daca de los descuentos y las comisiones por habitualidad?-

 

Fuente: REVISTA MEGATRADE

Buenos Aires

21º

Viento:10 Km/h
Humedad:82%
Presión:1020HP

Síganos en
Calendario de eventos
Video